¿Por qué nos enganchamos al deporte?

mountain_sportEl deporte satisface algunas necesidades humanas básicas: nos hace sentirnos competentes, autónomos, y nos proporciona oportunidades para relacionarnos con otras personas. Cuando la práctica de la actividad física reúne estas características, aumenta nuestra motivación y nuestro compromiso con el deporte. Y ello a pesar de que, en ocasiones, entrenar puede ser algo duro.

Dicen que la genialidad está próxima a la locura, y eso parece tener su aplicación también en el mundo del deporte. Hay veces que no nos explicamos por qué alguien corre una maratón hasta quedar exhausto, decide recorrer la montaña practicando trail running, o se “machaca” en sesiones de CrossFit que harían palidecer al más curtido de los superhéroes. Visto desde fuera, no se entiende bien que esta “gente corriente” haga cosas tan extraordinarias. Normalmente, después de una sesión de ejercicio no viene un premio, no se reparten medallas y trofeos; e incluso en las competiciones al final sólo hay un ganador. Practicar deporte, al menos el de alta intensidad, tiene un alto coste físico, requiere horas y horas de entrenamiento constante, es duro desde un punto de vista psicológico, y a veces, puede ser también frustrante.

¿Por qué lo hacen entonces? Cuando preguntaron a George Mallory por qué intentaba subir al Monte Everest, a pesar de los riesgos que ello conllevaba, éste se limitó a responder “porque está ahí”. Sin duda, esa es una condición necesaria… pero no es suficiente. También a Peter Hillary -que siguiendo la estela de su padre se dedica al alpinismo y ha coronado el techo del mundo- le hicieron la misma pregunta. En este caso él respondió que “subir al Everest es como enamorarte, sólo tú lo entiendes”…

Puedes seguir leyendo este post en el blog de La Milla Sport

42b-la-milla-sports