De Epicuro a Seligman: la búsqueda de la felicidad

HappinessEpicurus

Todos podemos ser felices, pero en muchas ocasiones buscamos nuestra felicidad en el lugar equivocado. Esa parece ser la tesis central que defiende el filósofo Alain de Botton, siguiendo las enseñanzas de Epicuro. En un documental dentro de la serie Philosophy: A Guide To Happiness, nos presenta una actualización de las que serían las recetas epicúreas para la felicidad. El punto de partida es que, en general, nos encontramos desconcertados ante nuestras propias necesidades y desconocemos qué es aquello que mejor nos puede hacer felices. Por ejemplo, de la mano de Steven –un comprador compulsivo-, Alain de Botton nos muestra el caso de alguien que busca dar sentido a su vida en un centro comercial, a golpe de tarjeta de crédito. Y una y otra vez la satisfacción que consigue es, sin embargo, tan sólo transitoria… lo que hace que Steven “queme” periódicamente su tarjeta, llegando a acumular una cantidad ingente de productos que ni siquiera usa. Sin embargo, en un momento de insight reconoce que su nivel de gasto se modera cuando se encuentra de buen humor y satisfecho con otras áreas de su vida. La alternativa de Epicuro se enfoca precisamente en este punto: nuestras necesidades son en realidad fáciles de satisfacer. Una vida sencilla posiblemente nos acerque más a la felicidad que una vida llena de lujos superficiales, que no aciertan –sin embargo- a satisfacer esas necesidades. Según Epicuro, los ingredientes de la felicidad serían tres:

  • La amistad: tener vínculos afectivos con quienes nos rodean, aunque no de manera superficial y esporádica, como si se tratase de simples “conocidos”, sino que el filósofo se refiere a llevar una vida en armonía con aquellos que están junto a nosotros y a la permanencia de estos lazos. Parece que para Epicuro la necesidad de tales vínculos es más importante –en cierto sentido- que las necesidades propiamente biológicas, y así recomienda que antes de comer o beber algo, pensemos en compañía de quién vamos a hacerlo, más que en lo que lo que se vaya a comer o beber, porque “alimentarse sin un amigo es para los leones y los lobos”.
  • La autonomía, referida tanto a tener una cierta independencia económica como a no depender de las opiniones de otras personas.
  • El análisis de aquello que nos preocupa. Epicuro propone que para alcanzar la felicidad es necesario llevar una vida reflexiva, en la que se piense de manera serena sobre aquello que nos ocurre, tratando de discernir qué constituye realmente una necesidad y qué no, cuáles son nuestros deseos y cuál es la forma más saludable de de satisfacerlos, y cuáles son nuestros miedos y cuál es la mejor terapia para afrontarlos.

Las barreras para este ideal de la felicidad epicúrea, según Alain de Botton, son dos en nuestra sociedad: primero, no estamos acostumbrados a discernir sobre la naturaleza de nuestras necesidades; y por ello, en segundo lugar, es fácil “comprar” productos y mensajes que no alcanzan a llenar tales necesidades. La publicidad, según este autor, sería un ejemplo de ello. Presentando varios casos, analiza cómo frecuentemente los mensajes publicitarios apelan a necesidades humanas como el afecto o la autonomía para “sugerirnos” productos con los que supuestamente satisfacerlas… cuando lo cierto es que se trata de necesidades que no se basan en la posesión de algo material. El problema de esta especie de “juego de trileros” es que acabamos creyendo que la felicidad está, invariablemente, debajo del cubilete vacío.

La visión epicúrea de la felicidad tiene algunos puntos de conexión con algunas de las propuestas de la psicología positiva, desarrollados principalmente por Martin Seligman. En un artículo de 2004 titulado Beyond Money: Toward an Economy of Well-being,  Diener y Seligman analizan en profundidad la idea de que las grandes decisiones políticas y sociales deberían fundamentarse más en aspectos relacionados con el bienestar y la felicidad de los ciudadanos y no basarse en exclusiva en resultados e índices económicos. Según estos autores, el bienestar se define como la evaluación positiva que las personas hacen de sus vidas, lo que incluiría elementos de emocionalidad positiva, compromiso, satisfacción y significado. Aunque un cierto grado de desarrollo económico y de bienestar material puede ser necesario para llevar una vida satisfactoria, lo cierto es que pasado cierto umbral, más dinero no trae mayor felicidad. De hecho, tal y como se ve en la gráfica adjunta, aunque el Producto Nacional Bruto (PNB) se ha incrementando en muchos países en décadas recientes, ello no ha ido aparejado a un nivel mayor de satisfacción vital entre los ciudadanos.

DienerSeligman2004

La fórmula de la felicidad que proponen Diener y Seligman presenta algunos puntos de conexión con la de los filósofos epicúreos:

  • Vivir en una sociedad democrática y estable que aporte los recursos necesarios para satisfacer las necesidades. Algo a lo que un epicúreo apostillaría diciendo que “la riqueza más allá de lo necesario es tan inútil como un vaso que rebosa”.
  • Tener una familia y amigos que nos apoyen.
  • Tener un trabajo recompensante y motivador, que permita un nivel de renta adecuado.
  • Estar sano y tener acceso a los tratamientos disponibles en caso de enfermedad.
  • Tener objetivos importantes en la vida, en relación con los valores de uno.
  • Tener una filosofía o una religión que provea de significado, orientación y propósito a la vida. Y aunque Epicuro era bastante crítico con los “dioses”, sí que en cambio defendía que “la filosofía es la actividad que procura, con discursos y razonamientos, la vida feliz”.

Puedes ver el documental de Alain de Botton sobre Epicuro y la felicidad aquí (subtitulado en español, duración total aprox. 24 min.):

También te puede interesar…

Psicoterapia estoica

Las actividades positivas sencillas incrementan el bienestar psicológico

Aristóteles y la psicología positiva

Recetas para el optimismo

¿Desear la felicidad te puede hacer infeliz?

Referencia:

ResearchBlogging.orgDiener,Ed, & Seligman,M (2004). Beyond money: toward an economy of well-being PSYCHOLOGICAL SCIENCE IN THE PUBLIC INTEREST, 5 (1), 1-31. Acesso al texto completo.