¿Por qué se consume menos alcohol?

Un estudio recientemente aparecido en Sage Open analiza los factores que pueden estar involucrados en la reducción en el consumo y el abuso del alcohol en los Estados Unidos desde la década de los 80’s.  El consumo de alcohol per cápita, el consumo entre adolescentes y los accidentes de tráficos en los que el alcohol había tenido algún papel han experimentado en este país disminuciones que van del 16% al 40%. Según informan Linkenbach y Young (2012), autores de la investigación, los impuestos aplicados a las bebidas alcoholicas y el incremento de la edad legal mínima para el consumo de éstas tienen tan sólo un papel menor en estas reducciones. Incluso en este período de tiempo el precio real de las bebidas habría experimentado una disminución y este abaratamiento podría haber servido de incentivo al consumo, lo que hubiera hecho esperable que las tasas de uso y abuso del alcohol fueran mayores. Otros factores, de tipo demográfico, sí que parecen explicar mejor el porqué de la disminución en el consumo de alcohol. Por ejemplo, los cambios en la distribución poblacional de la edad, con los jóvenes representando un porcentaje cada vez menor en el total de la población, han contribuido a que el consumo per cápita decline. No obstante, este mismo factor no serviría para entender la disminución del consumo entre adolescentes.

En el caso de la población adolescente, las percepciones y normas sobre el uso y el abuso del alcohol  parecen desempeñar un rol prominente en la disminución del consumo. La idea de que el alcohol puede causar daños reales, la desaprobación social o el posicionamiento anti-alcohol de numerosos jóvenes explicaría en parte las actitudes menos favorables al consumo entre los adolescentes. Como puede verse en la gráfica adjunta, estas apreciaciones han seguido una tendencia creciente en los últimos años.

Figure 6.

Junto a ello, los programas educativos en escuelas y las campañas a nivel social también han influido en los cambios en el patrón de consumo de este grupo de edad. El estudio de Linkenbach y Young (2012) representa una interesante constatación de cómo los aspectos cognitivos y psicosociales están implicados en problemáticas de tipo social, como es el caso del uso abusivo del alcohol. A la vez, nos traslada la idea de que el cambio en las creencias, actitudes y normas sociales de la población tiene un poder mayor que otros elementos -legales o impositivos- en la producción de conductas saludables.  En este sentido, la educación para la salud y la concienciación sobre los riesgos asociados a las conductas abusivas en el caso del alcohol parecen demostrar su eficacia a lo largo del tiempo aunque, como es obvio, aún queda mucha investigación por hacer sobre el tema de los determinantes psicosociales de esta problemática.

Puedes leer el artículo completo aquí.

Referencia del artículo:

ResearchBlogging.orgLinkenbach J., & Young DJ. (2012). Accounting for Changes in Alcohol Use and Abuse in the United States. Sage Open : doi:10.1177/2158244012459742